SE CREO UN REGISTRO NACIONAL PARA ENERGIAS RENOVABLES

El INTI creó una nómina para fabricantes del país. Certifica los componentes y los habilita para su comercialización. En la última licitación para energías verdes creció la participación local y llegó al 37,4%. Proyectan una mayor participación a futuro.

La integración de la industria nacional en los proyectos de generación de energía eléctrica con fuente eólica llegó a 37,4 por ciento con los emprendimientos adjudicados recientemente, frente al 11% registrado durante la ronda 1.0 del programa RenovAr. Por otra parte, de aceptarse todas las ofertas adjudicadas de energía solar fotovoltaica, lo que parece ser bastante probable, la integración local computando los nuevos MW sería del 19 por ciento.

En la secretaría de Industria de la Nación reina el entusiasmo y aseguran que con este nivel de componentes nacionales declarados, la ronda 2.0 del RenovAr generará una actividad en el sector de aproximadamente 500 millones de dólares. Además están convencidos de que las cifras permiten inferir que habrá fabricación nacional de aerogeneradores.

Para la validación de fabricantes y la identificación de componentes nacionales, el Centro INTI-Energías Renovables desarrolló el Registro de Proveedores de Energías Renovables (ReProER). En sólo dos días desde su puesta en funcionamiento más de cien empresas solicitaron el alta.

“Una vez que se certifican los bienes se otorga un código que permite su comercialización. Otro de los objetivos es identificar las potencialidades de los proveedores nacionales del sector para impulsar la industria y diversificar la matriz productiva a través de mayor generación de valor agregado”, precisó Gustavo Gil, director del Centro INTI-Energías Renovables.

Aclaró que “si bien la carga de datos corre por cuenta de los fabricantes, el código del producto que arroja la plataforma incrementa la trazabilidad en todas las instancias de los proyectos” y aseguró que “le da un mayor grado de previsibilidad al mercado, sentando las bases para la incorporación progresiva de componente local”.

En el registro se deberán especificar los nombres de los bienes y sus características técnicas, los procesos productivos que intervienen en la transformación y la cantidad anual producida o proyectada. Además, para cada bien declarado, se tendrá que detallar el árbol de componentes, subcomponentes, insumos y materia prima que contiene.

El especialista indicó que “el porcentaje promedio en los proyectos de lo que se denomina Componente Nacional Declarado (CND) es del 15%” y consideró que el mismo “podría crecer porque hay muchas cuestiones técnicas que se pueden resolver localmente, pero la gran dificultad es que no hay una oferta de financiamiento atractiva, como por ejemplo en Brasil, donde con tasas y condiciones convenientes la financiación permitió desarrollar una oferta importante de bienes”.

“No existe un porcentaje mínimo obligatorio para los componentes nacionales. Ese porcentaje será el comprometido en la oferta inicial, que en todo caso podrá incrementarse en el futuro”, concluyó Gil.

En números
u$s 500 millones es lo que generará la producción nacional de componentes declarados en la ronda RenovAr 2.0.
100 empresas se inscribieron en los primeros dos días de funcionamiento del registro.
El objetivo de las energías de fuentes limpias todavía está lejos de lograrse

En 2015 el Congreso Nacional aprobó la ley 27.191 que estableció un régimen de fomento para el uso de fuentes renovables de energía. La norma, que fue reglamentada por el Poder Ejecutivo el año pasado, establecía que en 2017 el país debería contar con el ocho por ciento de su generación eléctrica a partir fuentes renovables y propiciaba que para 2020 ese porcentaje suba al 20 por ciento. Como ocurrió en otras ocasiones, el objetivo no se cumplió. De acuerdo a los informes de Cammesa ese aporte apenas llega al dos por ciento.

Para el director del Centro INTI-Energías Renovables, Gustavo Gil, sin embargo, “las perspectivas son muy alentadoras a la luz del éxito en las subastas del Plan RenovAr”. Destacó que “no debería fijarse una prioridad de una u otra tecnología, porque tanto la solar como la eólica tienen gran potencial de desarrollo y en algún punto son complementarias”.

“La diversificación de la matriz también requiere de otras fuentes como biomasa, biogás e hidráulica. Todas tienen que desarrollarse en conjunto y para esto es clave el incentivo que mantenga el Estado”, agregó.

La Ronda 2.0 del RenovAr concretada hace 15 días sumó 22 nuevos proyectos por un total de 643 megavatios, principalmente de eólica y fotovoltaica. Se suman a los 66 adjudicados a fines de noviembre, totalizando 88 proyectos, en 18 provincias, por 2.043 MW. En la región hay tres proyectos eólicos privados que fueron adjudicadas.

04/01/2018.FUENTE DIARIO RIO NEGRO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *